APLICACIÓN AL CASO CONCRETO DE LA DOCTRINA JURISPRUDENCIAL SOBRE LA CLASIFICACIÓN DE LOS CRÉDITOS POR INDEMNIZACIONES Y SALARIOS DE TRAMITACIÓN POR DESPIDO COLECTIVO IMPROCEDENTE

business-world-541430_640

Tras la Sentencia del Tribunal Supremo de 24 de julio de 2014, se ha creado en los foros concursales una tendencia a afirmar que los créditos por indemnizaciones por despidos anteriores al concurso pero declarados improcedentes con posterioridad al mismo son créditos contra la masa. Sin embargo, esta Doctrina Jurisprudencial originada con la Sentencia señalada no es aplicable a todos los supuestos. El punto clave es la aplicación del art. 56 del ET en la redacción anterior o posterior a la reforma en vigor desde el 12 de febrero de 2012.

Veamos con mayor detalle las especialidades.

Para poder aplicar correctamente la doctrina de la Sentencia es preciso analizar con precisión el contenido de la misma, y en concreto, su fundamento de derecho quinto puntos 6 y 11, que permite confirmar que no se trata de una doctrina jurisprudencial general si no sólo aplicable a ciertos casos.  Esta cuestión queda perfectamente expuesta en la Sentencia de 8 de mayo de 2015 del JM nº2 de Valencia que señala “Si bien la resolución considera que las indemnizaciones derivadas de un despido improcedente declarado tras la declaración de concurso tienen la consideración de créditos contra la masa cuando el empleador no procede a la readmisión del trabajador; dicha doctrina sólo es aplicable a aquellos despidos basados en la antigua redacción del Art. 56-1 ET, y en los que se produce la extinción colectiva antes de la declaración de concurso, y tras esta, si dicta resolución del juzgado social declarando improcedente los despidos, y el empleador opta por la indemnización en lugar de por la readmisión. Fuera de estos supuestos no es de aplicación dicha doctrina jurisprudencial”.

Así, la cuestión fundamental es el artículo 56 del ET y la redacción que resulte de aplicación al caso concreto.

Las  diferencias entre la redacción anterior a febrero de 2012 y la posterior se pueden resumir en:

  1. La cuantía de la indemnización y los supuestos en los que proceden salarios de tramitación: se reduce la cuantía de la indemnización y se limita el pago de los salarios de tramitación a aquellos supuestos en los que se dé la readmisión del trabajador.
  2. Fecha de extinción del contrato: con la normativa anterior “el contrato de trabajo se entenderá extinguido en la fecha del despido”mientras que la normativa actual la extinción del contrato entenderá producida en la fecha del cese efectivo en el trabajo.”.

Es decir, con la normativa actual, los efectos de la extinción de la relación laboral se tienen por realizados cuando se produce el “cese efectivo” en el trabajo.

No se puede afirmar que la Sentencia del Tribunal Supremo de 24 de julio de 2014 instaure una Doctrina Jurisprudencial general. Y así, en la actualidad, y con la normativa actual, los créditos por indemnizaciones por despido que se declaren improcedentes con posterioridad a la declaración de concurso sólo serán créditos contra la masa si el cese efectivo en el trabajo también fue posterior al concurso de acreedores. Por tanto, resulta necesario analizar cada supuesto concreto para ver si la comentada Doctrina Jurisprudencial de la STS de 24 de julio de 2014 resulta aplicable o no.

Comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.