CONCLUSIÓN DE CONCURSO POR ACUERDO DE APLAZAMIENTO DE DEUDA POR LOS ACREEDORES

business-740074_640

Las causas de conclusión de concurso vienen establecidas en los artículos 176 y 176 bis de la Ley Concursal. Sin embargo, a pesar de que estas vengan señaladas, existen situaciones extraordinarias, que determinan la conclusión de concurso por causas diferentes de las recogidas en la Ley.

Este es el caso del concurso de dos personas físicas, cuya conclusión se determina por la superación de la insolvencia, y que venimos a analizar en este post.

La Ley Concursal recoge como causa de conclusión de concurso, entre otras:

  • El pago o consignación de la totalidad de los créditos reconocidos o la íntegra satisfacción de los acreedores por cualquier otro medio o que ya no existe la situación de insolvencia.

Como hemos señalado, analizamos una resolución dictada en un concurso de dos personas físicas, en fase común, con diferentes deudores.

Durante la tramitación de la fase común, los deudores van negociando con sus acreedores y finalmente, alcanzan acuerdos individuales con cada uno de ellos, para la condonación y aplazamiento de la deuda. Es decir, llegan a condiciones propias de un convenio, de forma individualizada con cada uno de sus acreedores, incluidas las administraciones públicas, y todo ello durante la tramitación de la fase común. Conforme la Administración Concursal, presenta rendición de cuentas.

En este contexto, el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Bilbao, dicta el Auto de 10 de marzo de 2015 concluyendo el concurso por superación de la insolvencia. Explica este nuevo fenómeno como una evolución de forma coordinada de los créditos vencidos, líquidos y exigibles en créditos pendientes de pago, en los cuales sus titulares han modulado su exigibilidad. Por lo tanto, entiende que se les ha despojado de la virtualidad de configurar la situación de insolvencia, permitiendo a los concursados superar la misma.

En base a esta explicación, encaja la situación en la causa de conclusión establecida en el artículo 176.1.4ªLC, es decir, cuando, en cualquier estado del procedimiento, se compruebe que no existe la situación de insolvencia, puesto que en este caso, son los acreedores los que han permitido reorganizar las deudas.

En este sentido, el Auto argumenta que la ley sólo prevé, como alternativa a la liquidación el convenio, y cómo los acreedores son conscientes de la situación de insatisfacción que les puede generar la liquidación.

Añade que en octubre de 2013 se introdujo la posibilidad, siempre en el ámbito preconcursal, del acuerdo extrajudicial de pagos, y la segunda oportunidad, tras agotar el patrimonio en sede de liquidación y configurar el carácter de deudor de buena fe. Si bien, entiende que en el caso en concreto son los acreedores quienes, con su conducta, permiten reorganizar a los deudores sus deudas, y afrontarlas con responsabilidad.

Se trata de un Auto singular, que contiene un argumento novedoso sobre la consideración de la superación de la insolvencia y salida del concurso. Así, gracias a la actuación conjunta de deudores y acreedores se permite una alternativa singular al convenio o liquidación, concluyéndose el concurso en base a acuerdos con cada acreedor, y todo ello con la autorización del Juez del Concurso. Se trata de una interpretación flexible de la Ley Concursal, y en claro interés del concurso.

Comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.