tareastext

Blog AC desea configurar un elenco de tareas de la AC en el ejercicio de su cargo. Algunas son tareas de gestión, otras procesales y todas ellas con un contenido experiencial para facilitar el aprendizaje a quien carece de práctica. La primera que se analiza es la aceptación de la designación por el AC. Como toda tarea, se trata de un proceso que dividimos en un primer apartado relativo a la preparación de la aceptación y el segundo sobre el acto procesal que se realiza en el Juzgado de lo mercantil.

Haga click para abrir o cerrar aquel artículo que sea de su interés.

 

Este punto comprende desde la comunicación del juzgado hasta el momento previo al acto judicial. Se describen las posibles actuaciones a seguir de manera muy resumida y cada caso puede variar según las circunstancias del Juzgado, del expediente y de la concursada y sus asesores. Veamos:

  • Comunicación del Juzgado: Normalmente, EL Juzgado llama por teléfono para anunciar el nombramiento. En ese momento no hay Auto de declaración de concurso que luego se completará con los datos que se entreguen al Juzgado. En ocasiones se puede realizar mediante email o por fax. Los únicos datos que se suelen mencionar es el nombre del concursado y los profesionales que le representan y asisten (procurador y abogado).
  • Plazo para la aceptación: En todos los casos, se dispone de cinco días hábiles para la aceptación. También se podría utilizar el día de gracia que es el día siguiente al del vencimiento.
  • Información al Juzgado sobre el concurso: El administrador concursal aprovecha ya esta llamada para preguntar el nombre de la empresa, por si existiera alguna incompatibilidad con la misma, e intentar avanzar datos de situación de si se trata de un procedimiento de gran cuantía, con trabajadores y actividad económica o si es una empresa en liquidación o sin activo ninguno. Normalmente, no se suelen aportar datos por el Juzgado. Pero si es buen momento de solicitar los datos del procurador de la concursada y de su abogado.
  • Coordenadas del concurso a la propia concursada: Para contar con información sobre la urgencia de la aceptación y de las tareas a desarrollar, se puede contactar con la propia empresa y hablar con el Administrador social y representante de la misma. El cuestionario tiende a obtener datos sobre el concurso y posibles tareas urgentes. Todo ello facilita la posterior intervención a realizar con la empresa en concurso.
  • Información al Abogado de la concursada: Para coordinar el proceso de aceptación es conveniente contar con información que permita visualizar el camino que va a seguir ese concurso. Una vez contactado el procurador, nos dará el teléfono del abogado director del asunto, con quien hablaremos. Si no está él nos atenderá alguien en su despacho que se ocupe de este asunto y le indicaremos nuestra designación como administrador concursal y la conveniencia de contar con datos sobre el concurso al objeto de no retrasar nuestra intervención y facilitar la gestión del concurso. En la primera conversación con el letrado estaremos muy atentos para anotar qué nos cuenta y el tono que utiliza. Preguntaremos si hay alguna urgencia que coordinar, como reclamaciones laborales o ejecuciones de las administraciones públicas, etc…
  • Coordinación para la visita a la empresa y la intervención del AC: Como la aceptación está próxima, es deseable que de seguido se pueda visitar la empresa en concurso y tener la primera reunión donde se informará al deudor de su nueva situación de intervención o suspensión y demás actos de inicio del concurso que veremos más adelante.
  • Envío de solicitud y documentación por email: También es normal dentro del mejor deber de cooperación con la AC, solicitar al abogado que envíe por email copia del expediente presentado para contar con las mejores previsiones antes de ir al Juzgado y obtener una radiografía del concurso, las posibilidades que tiene y la secuencia histórica que se comenta en la memoria respecto a las causas de la crisis. No olvidar también pedir, aunque no sea en ese momento inicial, que la documentación, a poder ser, se entregue en Word, y en Excel el listado de acreedores, para su manipulación posterior en los correos electrónicos que se circularizan a los acreedores y manejar la contabilidad de manera adecuada.

Como hemos avanzado, lo más recomendable es coordinar el acto de aceptación con el Juzgado para que el oficial pueda organizarse para el día que se prevea la aceptación. También se suele facilitar los datos necesarios para incorporar al Auto de aceptación y el tema del seguro de responsabilidad y otros elementos. Veamos:

Organizar la agenda con el oficial del Juzgado: para una buena organización mutua, es conveniente organizar la agenda para el acto judicial de aceptación; puede que no se encuentre el secretario para la firma u otros inconvenientes.

Datos preparatorios a trasladar al Juzgado: El auto debe contener datos que hay que hacer llegar al juzgado. Así, se precisa de:

  • Datos del AC: DNI, domicilio profesional en la sede judicial, teléfono de contacto, fax y email para las comunicaciones con la AC. También se solicita el estado civil del AC y su régimen económico patrimonial.
  • Seguro de Responsabilidad Civil: En general, se acredita con un certificado de la compañía aseguradora comprensivo de la vigencia y cobertura. En algunos casos se solicita un certificado para el concurso. Lo normal es que el juzgado comunique a la compañía la aceptación del AC bajo su cobertura. Por eso es conveniente entregar al oficial los datos de contacto y fax de la persona encargada en la aseguradora.
  • Facultades de representación para persona jurídica: en este supuesto, se acompaña copia de la escritura de constitución y, en su caso, del poder de representación y de designación de persona natural AC que le represente en el concurso. Este tema se desarrollará al tratar de la persona jurídica AC.

Comparecencia y tramitación de la aceptación:

  • Llevar los originales de los documentos: Ese día se debe acudir con los documentos de identificación, con los soportes relativos al seguro de responsabilidad civil, etc.
  • Determinación del medio de notificación al AC: el oficial nos solicitará un medio para la notificación de las comunicaciones al administrador concursal. Este medio variará en función de cada Juzgado. Así, puede ser mediante fax, por correo electrónico, o mediante personación ante el mismo, bien por sí mismo, bien por persona acreditada, como por ejemplo, un procurador. Deberemos acudir teniendo prevista la preferencia del Juzgado que nos haya designado, para facilitar los datos o documentación al respecto.
  • Acta de aceptación: Si todo está preparado, el oficial dispone del Acta de aceptación que le pasa a la lectura del AC por si hubiera errores. Hay que prestar atención porque si se publica en el BOE con errores, luego habría que rectificarlos y volver a publicar. Máxima atención a este detalle. A continuación lo firma el AC y el original se incorpora en el expediente.
  • Credencial para el AC: Al administrador concursal se le entrega un testimonio del mismo para acreditarse como administrador concursal en ese expediente. En otros casos se expide una certificación de la aceptación o credencial para acreditar el AC su cargo. Dicha credencial se devolverá al finalizar el concurso.
  • Entrega de una copia del expediente judicial: normalmente se entrega una copia de la solicitud de concurso y del Auto que lo declara. Cuando se han producido subsanaciones y presentado más documentación, también se recibe por el AC.
  • Testimonio del Auto de declaración de concurso: en ese mismo acto se puede preparar por el oficial para la firma por el secretario de un testimonio del Auto de declaración de concurso porque se puede precisar para realizar varias actuaciones durante el concurso. También se puede solicitar más adelante.

Pues con estos trámites, ya somos AC en ese concurso, tenemos la credencial y la responsabilidad de tramitar y gestionar dicho expediente. En este primer momento, la Ley concursal nos exige una serie de actos que iremos viendo según discurra el concurso.

Pero ahora lo que más nos interesa es ver y tratar con el concursado, el consejo de administración, sus letrados, el comité de empresa y poder visualizar lo que puede pasar en ese concurso.  A partir de este momento comenzarán las funciones como AC. Las veremos juntos en el Blog AC.

La designación de los administradores concursales la realiza el juez de lo Mercantil donde se presenta el concurso. En la actualidad se designa a UN SOLO administrador concursal por cada concurso. Puede ser abogado o un miembro de una profesión económica. Encuadran esta última categoría los auditores, economistas, titulados mercantiles y censores jurados de cuentas.

Al inicio de la Ley concursal se designaba a tres AC de los cuáles uno era letrado, otro segundo economista, auditor o titulado mercantil colegiado y el tercero era el Administrador concursal acreedor quien designaba, a su vez, a un profesional económico. Todavía se ven muchos concursos en tramitación que cuentan con los tres AC (jur. Ec y Ec por el acreedor).

La Ley 17/2014 ha establecido un nuevo sistema de designación de administradores concursales que realizará porturno correlativo del listado de Administradores concursales de la sección cuarta del Registro Público Concursal entre las personas físicas o jurídicas inscritas (art. 27.5 LC). No obstante, esta nueva forma de nombramiento requiere un desarrollo Reglamentario para que pueda producirse su entrada en vigor, y en este momento, a Enero 2015 no está operativa.

En los supuestos de concursos de gran dimensión, el juez, de manera motivada, podrá designar a un administrador concursal distinto del que corresponda al turno correlativo cuando considere que el perfil del administrador alternativo se adecua mejor a las características del concurso (Art. 27.5 LC in fine).

El administrador concursal debe contar con una preparación y formación, inscribirse en la sección cuarta del Registro Público Concursal y declarar su disposición a ejercer las labores de administrador concursal en el ámbito de competencia territorial del juzgado del concurso (apartado tercero del art. 27 LC). Ante esta novedad normativa, los requisitos de acceso al Registro se determinarán reglamentariamente y podrán referirse a la titulación requerida, a la experiencia a acreditar y a la realización o superación de pruebas o cursos específicos. Se podrán exigir requisitos específicos para ejercer como administrador concursal en concursos de tamaño medio y gran tamaño.

Asimismo, se exige contar con un seguro de responsabilidad civil que sirva para dar cobertura a posibles responsabilidades en el ejercicio de su función.

El administrador concursal puede ser persona física o jurídica, posibilidad introducida por la reforma de la Ley 38/2011. Estas personas jurídicas se conformarán con profesionales económicos y jurídicos que, juntos, puedan desarrollar la actividad a través de una persona jurídica ante el Juzgado de lo Mercantil.

Tras esta introducción, veremos en un post posterior cada uno de los rasgos e incidencias que surgen en torno al acceso al cargo del administrador concursal. Todo ello de forma práctica y experiencial, algunos desarrollados de manera breve en general y algunos de forma más extensa, que nos permita analizar aquellas cuestiones prácticas más relevantes.

No obstante, como hemos señalado, las novedades respecto al cargo de administrador concursal están pendientes de desarrollo reglamentario, pero además, se encuentra pendiente de ratificación la última de las reformas concursales mediante RD-Ley 11/2014, por lo que podrían introducirse nuevas reformas incluso en este campo. Estaremos atentos.

Continuando con el Post sobre la regulación del acceso a las listas de administradores concursales, pasamos a desarrollar de forma más concreta algunas incidencias. Veamos.

  • De tres a uno AC: La reforma de la Ley 38/2011 cambia el órgano colegiado por un órgano unipersonal. En general, hasta la reforma de 2014, había un solo administrador concursal. Para concursos grandes podía designarse dos, aunque uno era auxiliar delegado del otro. En la actualidad, salvo en el caso de concursos conexos, o de entidad de crédito o de interés público, la administración concursal será siempre unipersonal. La llevanza del concurso por el administrador concursal suele ser más cómoda cuando hay un solo AC. De hecho, las personas jurídicas administradores concursales ya están organizadas colaborando profesionales de la rama económica y jurídica para la llevanza conjunta de concursos. Se han formado equipos como consecuencia de la reforma concursal. Respecto del administrador concursal acreedor que era designado por el Juzgado como administrador concursal, puede decirse que su actividad era escasa y su utilidad también poca.
  • Formación: La ley exige un compromiso de formación de los administradores concursales. Esto implica su formación a través de participación en cursos que organizan los colegios profesionales, sesiones que también organizan dichos colegios u otras instituciones académicas, universitarias o profesionales. También se celebran sesiones organizadas por despachos de administradores concursales o incluso talleres concursales en los que se puede participar para acreditar esa formación que se ha recibido a lo largo del año y que complete el acceso del administrador concursal a la lista. La reforma de 2014, pendiente de desarrollo reglamentario, ha reiterado estosrequisitos formativos, indicando que podrán referirse a la titulación requerida, a la experiencia a acreditar y a la realización o superación de pruebas o cursos específicos. Se podrán exigir requisitos específicos para ejercer como administrador concursal en concursos de tamaño medio y gran tamaño. Pero junto a esta formación, falta una formación más práctica, experiencial en la que los profesionales que pueden ser administradores concursales participen en una práctica de llevanza de concursos a través de cursos. El profesional deberá incluir los certificados de participación en cursos y jornadas para acreditar la formación recibida durante el año. Los colegios de censores jurados de cuentas y auditores tienen un mínimo de horas de formación continua para poder participar en las actividades de designación judicial como son seis horas más o menos con carácter general. En el mes de octubre-noviembre es cuando más sesiones y jornadas se celebran porque los auditores tienen en esa fase un bajón de trabajo y por ello se dedican principalmente a la formación esas temporadas.
  • Inscripción en lista de AC: Hasta el momento, y en tanto no se desarrolle reglamentariamente lo dispuesto por la reforma de la Ley 17/2014, las listas se presentan por los colegios profesionales al Juez-Decano de cada provincia y esos colegios son los que reciben las solicitudes de inscripción en las mismas. Así, el colegio de abogados respectivo recibe las solicitudes para estar inscrito en la lista de AC abogado y lo mismo el colegio de auditores, censores jurados de cuentas, etc. Esta información, con el listado correspondiente se lleva al Juez-Decano quien, a su vez, lo entrega a los jueces de lo Mercantil que existan en la provincia. Para la inscripción en la lista hace falta cumplir una serie de requisitos como son la experiencia profesional de cinco años como abogado o economista, auditor o titulado mercantil. Acreditar dicha circunstancia mediante el correspondiente certificado del colegio respectivo, así como contar con seguro de responsabilidad civil que puede ser el del propio del colegio o uno especial en aumento de cuantía de responsabilidad. La formación de las listas se realiza con carácter anual en general, salvo algunos colegios que permiten la incorporación de manera informática tan pronto como alguien solicite la inscripción. Por tanto, la petición en general se realiza a final de año, es decir, en noviembre y diciembre, a los colegios profesionales correspondientes quienes luego en diciembre envían el listado a los Jueces decanos, para su distribución entre los jueces de lo Mercantil, cuyo secretario contará con el listado de administradores concursales inscritos. Conviene verificar que ha llegado la lista una vez realizada la solicitud al colegio profesional correspondiente. Las personas jurídicas no se inscriben en general a través de los colegios profesionales, salvo que tengan la condición correspondiente. En el ámbito de los colegios de abogados puede haber sociedades profesionales SLP y también en el ámbito económico. Estas sí pueden inscribirse por la vía de los colegios profesionales. En el caso de personas jurídicas formadas para ser administrador concursal, la solicitud se realiza directamente al Juzgado Decano para que allí se acepte la inscripción y se envíe la lista correspondiente a los jueces de lo Mercantil de la provincia. Con la solicitud conviene, acompañar información respecto del despacho o las actividades de formación realizadas que acredite la misma ante el colegio profesional para que se lo transmitan a los jueces de lo mercantil. Pero a veces esa información no llega a los jueces de lo mercantil quienes solo reciben la lista con los nombres y datos de contacto. Por ello, será conveniente estar atentos para reiterar la información profesional con posterioridad, una vez ya se verifique la inclusión en la lista de administradores concursales.

Esta es la regulación que continúa vigente, a pesar de la reforma. Una vez que se desarrolle reglamentariamente y entre en vigor, el acceso al listado de administradores concursales será mediante inscripción en el Registro Público Concursal. En general, la designación se realizará por turno, exigiéndose formación y experiencia para el acceso.

  • Inscripción de AC en listas fuera de plaza: En ocasiones un administrador concursal desea trabajar, no solamente en su plaza, donde está establecido profesionalmente de manera estable o permanente, sino que también desea ir a otros Juzgados de lo Mercantil a poder ofrecer sus servicios para la llevanza de concursos. En este caso, deberá inscribirse en las listas de dichos Juzgados de lo Mercantil. En general resulta sencillo participar en otros colegios profesionales indicando la procedencia, a través de la lista profesional del colegio de abogados respectivo. Pero también hay obstáculos a estas inscripciones. Normalmente los colegios profesionales y los abogados administradores concursales de algunas plazas, no ven con buen talante que lleguen otros administradores concursales de diferentes lugares y que, encima, puedan ser designados en concursos de envergadura o importantes. Por ello, algunos tienden a impedir este libre comercio de administradores concursales, estableciendo exigencias como la  necesaria inscripción como abogado en ese colegio, por ejemplo, pagando alta de cuota de inscripción inicial, además de estar al corriente de las cuotas colegiales. Estas normas y exigencias son claramente anticompetitivas, puesto que lo que hacen es impedir que alguien pueda desplazarse en el territorio nacional a participar como administrador concursal fuera de su plaza. Conviene, por ello, verificar, posteriormente, en el Juzgado de lo Mercantil, que su solicitud ha llegado correctamente y que se encuentra allí inscrito.

Con la reforma y su posterior desarrollo reglamentario, parece que estos obstáculos se van a eliminar, puesto que, por el momento, sólo se exigirá figurar inscrito en la sección cuarta del Registro Público Concursal. Allí se declarará la disposición a ejercer las labores de administrador concursal en el ámbito de competencia territorial que interese. Por lo tanto, en principio, con indicar la disposición para actuar en diferentes ámbitos territoriales será suficiente.

  • Persona jurídica administradora concursal: Como hemos dicho, se trata de entidades bajo formas de sociedad limitada profesional o sociedad anónima profesional o sin este calificativo que se componen por abogados y economistas o auditores, censores jurados de cuentas o titulados mercantiles con el fin de desarrollar las actividades de administrador concursal de manera colectiva. Persona y equipos ya formados que colaboran de manera estable e integrada en relación a estas actividades o bien de manera ocasional, pero bajo tutela de una persona jurídica. En la actualidad, al administrador concursal persona jurídica le son exigibles las mismas limitaciones que a las personas físicas, tres designaciones en dos años como máximo. Antes de la reforma por la Ley 17/2014 las personas jurídicas no tenían limitación de designaciones. No se define en la Ley el modo de integración entre la profesión jurídica y económica en esta persona jurídica. Bien pueden ser socios, bien administradores sociales, bien tener acuerdos de colaboración entre ambos, en definitiva, que sean equipos multidisciplinares que permitan con un solo nombramiento la llevanza de concurso de manera completa en los dos ámbitos citados.

Para finalizar con las entradas que hemos publicado sobre la regulación del acceso a las listas de administradores concursales y el análisis detallado de algunas incidencias, a continuación vamos a determinar la documentación que creemos ha de aportarse para un mejor acceso al cargo y la forma de hacerlo.

  • Envío de información de la AC al Juzgado de lo Mercantil: Los jueces deberían conocer a los administradores concursales. Pero son muchos. Por ello, se puede enviar el currículum o la experiencia del administrador concursal al Juzgado para que tenga referencias respecto de quién está en la lista y su experiencia para poder contar con el AC.

En ocasiones se realiza una visita al juez para explicarle las actividades desarrolladas y que así puedan contar con el AC en el futuro. Esto no es siempre posible puesto que hay Juzgados que no reciben a los AC aunque sí recogen sus currículums o notas de experiencia. Por ello, conviene llamar al Juzgado para conocer cuál es la disposición del juez a estas visitas y si es mejor entregar la documentación y luego pasar a informar personalmente. Algunos jueces reciben determinados días, otros exigen cita previa, algunos reciben en el momento y los menos, no reciben. Algunos administradores concursales visitan de manera periódica a los jueces mostrando su ofrecimiento a prestar servicios ante el Juzgado y poder contar con un concurso en el mismo.

Esta forma habitual de contactar con los jueces de lo mercantil está a punto de desaparecer, puesto que con la reforma de 2014, esta postulación perderá su función, dado que, como hemos expuesto, el nombramiento de los AC será por turno.

  • Modelo de documentación a remitir al colegio de abogados para inscripción en registros de AC: A este respecto lo que más interesa al Juzgado de lo Mercantil es conocer la experiencia profesional. No sólo el número de concursos que ha llevado o en los que ha colaborado, sino también las peripecias y circunstancias que han ocurrido en dichos concursos y la salida, así como incidencias relevantes.

Son incidencias relevantes el inicio de acciones de reintegración, la tramitación de ERES, la obtención de convenio por el concursado o las acciones seguidas para la venta unitaria en bloque de la empresa a un tercero ya una vez en liquidación y bajo la batuta del administrador concursal. Estas experiencias son de interés para conocer el perfil del administrador concursal y su bien hacer. Cuando se regule el sistema de designación y formación, habrá que seguir los cauces legales correspondientes.

  • Seguro de responsabilidad civil: La Ley concursal exige un seguro de responsabilidad civil para la cobertura de los daños y perjuicios que pueda causar el administrador concursal con ocasión del ejercicio de su cargo. Dicho seguro cubre al administrador concursal persona física y al colectivo de empleados que trabajen con él, ya que debe contar con cobertura para los empleados que colaboren en la gestión del concurso.

En ocasiones puede ser un empleado del administrador concursal el que de lugar a un problema por un error, y que dicho error sea del administrador concursal puesto que se vale de sus empleados, tendría la culpa in vigilando por la exigencia de vigilar a sus empleados y no haber observado las normas exigibles. En general los profesionales tienen su propio seguro del colegio de abogados o economistas. Pero también pueden contratar pólizas de cobertura más allá de la responsabilidad básica que tiene el colegio profesional.

Se hará entrega de una copia del certificado de seguro en cada concurso. También si se cambia de póliza, de compañía aseguradora, la anterior compañía notificará al Juzgado que se ha dado de baja ese asegurado en la cobertura y el Juzgado pedirá que se acredite la contratación de póliza nueva o la renovación para evitar carecer de seguro lo que significaría el cese del administrador concursal.

Por tanto, advertencia para que en casos de cambio de compañía aseguradora se envíe copia de la póliza nueva o certificado al juzgado donde se tramita cada uno de los concursos que está llevando el administrador concursal.

Tras estas actuaciones, incidencias y con la documentación aportada, estaremos inscritos en el listado de administradores concursales y podremos optar a que nos nombren en un concurso de acreedores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.